Contribuyendo al desarrollo del país

DII publica artículo: Centro de Ingeniería Organizacional (CIO): fortaleciendo el capital humano

Parte-del-equipo-del-CIO-en-la-Hemeroteca-República-701-600x400

Sexto centro de ingeniería industrial nació en julio de 2014 con el objetivo de identificar, generar y propagar las mejores prácticas de las organizaciones, de gestión de personas y de liderazgo en empresas y organismos públicos y privados. Una misión que encausa a través de su quehacer en tres polos de acción: transferencia del conocimiento, docencia e investigación.

Desde una mirada sistémica y multidisciplinaria en los ámbitos de organización, liderazgo y gestión de personas, un equipo de 15 investigadores trabaja desde hace más de dos años sacando lo mejor de sí de instituciones y empresas públicas y privadas.

Encabezado por Sebastián Conde, economista, Bachelor of Arts magna cum laude y Máster en Políticas Públicas de la Universidad de Princeton, el Centro de Ingeniería Organizacional (CIO) busca resolver los distintos desafíos a los que se enfrentan las instituciones en materia de estrategia y estructura organizacional, diseño de sistemas de gestión, desarrollo de habilidades directivas y facilitación de espacios de cambio institucional, entre otros, por medio de conceptos, métodos y herramientas de la ingeniería.

Junto con esto, el CIO también genera contextos de intervención y aprendizaje alineados con las características y desafíos de cada organización, a través de diseños “socio-técnicos”.

“El centro tiene por objetivo analizar y resolver los desafíos de liderazgo, organización y gestión de personas desde el punto de vista de la ingeniería. En este sentido, calza perfecto en este departamento”, contextualiza Sebastián Conde, Profesor Adjunto de Ingeniería Industrial y Director Académico del CIO.

Aplicando ingeniería a las organizaciones
Continuando el camino iniciado por el Programa de Habilidades Directivas (PHD), fundado y dirigido hasta el año 2005 por Carlos Vignolo, el Centro de Ingeniería Organizacional centra su quehacer en tres áreas: transferencia del conocimiento, docencia e investigación.

“Funcionamos en estos tres ámbitos organizacionales como un círculo virtuoso a través de la transferencia de academia e investigación de calidad”, circunscribe Cristian Binimelis, Director Ejecutivo del centro.

Hoy, el CIO cuenta con una cartera de 18 proyectos (de tres con los que comenzó), entre conversados, adjudicados, en desarrollo y entregados. Entre ellos, un proyecto con la División Andina de Codelco, colaboraciones con la Vicepresidencia de Proyectos de Codelco y el desarrollo de talleres de liderazgo con equipos de ENAMI. También ha desarrollado proyectos con Oxiquim, Abastible, Yamana Gold, Tesorería General de la República, Servicio de Salud Metropolitano, Aduanas, el Ministerio del Medio Ambiente, Dirección de Vialidad y FONASA.

Rodrigo Bruna, coordinador  de proyectos del CIO, explica que lo que buscan es que las organizaciones se miren a sí mismas y potencien sus fortalezas: “Somos como un espejo, le mostramos lo que tienen y cómo sacar partido de sus habilidades. El corazón de una organización son las personas y con ellas trabajamos”, describe.

En docencia, en tanto, el CIO imparte el curso de pregrado sobre Comportamiento Organizacional y participa en los cursos de postgrado sobre Liderazgo (para el MBA y el MBA Industria Minera), Recursos Humanos (Global MBA, MBA y MBA Industria Minera), Gestión del Cambio (Global MBA), Negociación (MBA), Diploma de Gerencia Pública Otoño y Primavera -impartido por el Centro de Sistemas Públicos (CSP)- y Negociación y Gestión del Cambio para el programa de Educación Ejecutiva.

“Vamos a continuar reestructurando la oferta docente. Hemos tenido 10 estudiantes memoristas de pregrado, tres estudiantes en práctica y hemos apoyado cuatro memorias de magíster”, comenta Sebastián Conde.

En el área de intervención de las organizaciones, por último, el CIO trabaja en tres frentes:

  • Organización: partiendo por la definición de su visión, misión, valores y estrategias; el diseño de su estructura, la definición de perfiles y descripción de cargos, y la evaluación de la efectividad organizacional. Para ello utiliza herramientas como el span of control y TIED analysis, métodos de gestión del conocimiento, herramientas computacionales y gestión de equipos virtuales.
  • Gestión de personas: abarca su ciclo completo en la organización, desde su reclutamiento y selección hasta su evaluación de desempeño, movilidad y egreso. Para esto utiliza aplicaciones de minería de datos -para su evaluación, sucesión y retención del talento-, análisis estadístico de utilización de beneficios, diseño de compensaciones y modelamiento de la planificación de la dotación.
  • Liderazgo: habilidades directivas desde el directorio hasta los supervisores de una organización; liderazgo, redes, gestión del conocimiento, desarrollo de personas y equipos, negociación, motivación y manejo de conflictos. Esto, por medio de la aplicación de modelos de gestión de redes, el uso de tecnología y la gestión del cambio.

Binimelis proyecta:
“Estamos trabajando temas de igualdad de género en las organizaciones. Junto con ello, queremos generar un diploma en prevención de riesgos sicosociales, además de reforzar lo que estamos haciendo en investigación y sistematización de nuestras intervenciones en el mundo público y privado”.

Anice Barahona, jefa de proyectos del CIO, explica que una de las metas del centro es que las condiciones de cada organización favorezcan el desarrollo y potencial de las personas que  trabajan en ellas.

“Eso pasa al fortalecer las habilidades de las personas, pero también por mirar los sistemas organizacionales. Ambos temas deben estar integrados para que las organizaciones funcionen”, sostiene.

Complementa:
“Siempre que observamos a una institución miramos si están las competencias y si existe una visión para que la gente se comprometa. Nosotros entramos cuando los sistemas no funcionan”, concluye.



Artículo publicado en Boletín E&G N° 49

 

Compartir